Chocolate y software libre

No entiendo como a estas alturas aún se sigue discutiendo sobre códigos abiertos y códigos cerrados en el software. Tal discusión, aplicada a cualquier otro campo de la industria, resultaría ridícula. ¿Admitiría algún consumidor que se le diese a su hijo para merendar un bocadillo con una sustancia negruzca dentro que no se supiera qué es ni qué componentes tiene?

Los fabricantes de cremas de cacao y los gobiernos lo tuvieron claro desde siempre y por eso fabricaron una GNUcilla que se sabía (y se sabe) que está hecha de leche, cacao, avellanas y azúcar. A nadie se le ocurrió jamás fabricar una MSNocilla que no se supiese de qué estaba compuesta.

Sin embargo lo que es evidente para cualquier producto no parece serlo para el software. Los gobiernos no parecen tenerlo claro aún y, lo que es más sorprendente, los consumidores tampoco. ¿Cuánto tardarán todos en darse cuenta de que no se pueden vender productos que no se sabe de qué están hechos ni qué efectos producen?

Si Windows Vista fuese un chocolate no podría venderse en ninguna tienda europea, ni siquiera regalarse, simplemente estaría prohibida su distribución. Pero es un programa de ordenador y, los que mandan, prefieren dejar que otros se enriquezcan a saber lo que, de verdad, se están comiendo.

Fuente: El blog de José Muelas

Anuncios

5 comentarios en “Chocolate y software libre

  1. Interesante punto has tocado. Y no estoy de acuerdo en la idea general del artículo. Al contrario de como dice, todas las industrias desde siempre han sido código cerrado, es verdad que les obligan a nombrar los ingredientes, pero no necesaramente ponen todos, ni el orden ni la cantidad necesaria para reproducir el producto, que es lo que sería si fuera codigo abierto. Respondiendo a la primera pregunta en el artículo, te digo que si, muchos de nosotros consumimos un producto llamado CocaCola cuya fórmula no se distribuye libremente, aunque en la etiqueta aparecen algunos ingredientes, seguramente no estarán todos. En un post anterior publicaste la receta de una cerveza de código abierto, celebrando el hecho de que la filosofía se puede aplicar a otras cosas aparte de la computación. Esto implica que todas o la mayoría de las cervezas comerciales tampoco distribuyen su fórmula. Y así como esos muchos productos no revelan la forma de realizarlos, no solamente comestibles, también perfumes, jabones, pasta de dientes, chips de computadoras,etc. Es la forma que siempre se ha realizado. Pero el punto importante aquí, sería que gracias al paradigma del código abierto otras alternativas se nos presentan a los consumidores, para evitar depender de un producto específico, saber realmente cómo esta compuesto,etc.
    Lo ideal sería ver en un futuro próximo que esta ideología se expandiera a todas las industrias, y ver en el mercado productos con el código en la etiqueta.

    1. Bueno, yo pienso que se refiere a que esta comparación nos puede dar una mejor idea de lo importante que es el software libre. Como tu planteas la mayoría de las industrias (por no decir todas) se reservan ciertos aspectos de sus formulas en pro de la competencia y el consumismo mal sano en que vivimos, pero si bien al usuario o consumidor final se le escapan ciertos aspectos, existen mecanismos e instituciones que realizan este trabajo (o deberían). Institutos de nutrición, salud, etc., avalan los productos, en este caso el chocolate, para ser ingeridos sin el temor de que nos puedan causar algún tipo de efecto secundario fatal.
      No pasa esto con el software privativo, pues nadie, excepto quien lo provee, tiene derecho a saber como y con que esta hecho.
      Mas o menos así lo entendí yo, y por eso lo quise compartir, un saludo! 🙂

  2. Un mundo abierto y libre es una utopia a la cual pienso yo, nunca llegaremos, ponganse en el lado de los productores, mientras más secretas sean las recetas o cóigo mayor será el poder, y será un producto que sólo esos productores podrán proveer. Del punto de vista del consumidor y de la competencia (la mayoria) eso es fatal porque no sabemos que consumimos ni contra que competimos, pero si el producto cerrado es mejor pues será consumido sin importar como se hizo ni que contiene.
    Por otro lado, y aunque no lo parezca, estoy completamente de acuerdo con vivir en un mundo libre y opensource, pero no es así por la ambición de aquellos que dieron primero con esa receta secreta.

    1. Amigo diez, no se si llegará ese día o no, particularmente no creo en utopías pero me considero soñador y siempre albergo la esperanza, no de que todo cambie y sea libre totalmente nuestra sociedad, me conformo con que las cosas cambien un poco (se pongan interesantes :)) y la gente adquiera algo de conciencia. Lo demás vendrá solo
      Gracias por intervenir, capto tu idea al igual que la de luiso.
      Y tranquilo, yo se que vos sois mas pro libertad que william wallace, jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s