La calamidad del chiquillo

¡C3, c3, c3!. Para los que alguna vez jugaron el afamado counter-strike, reconocerán este comando. Y que bueno sería que las distros pudiesen actuar bajo esa premisa cada vez que nosotros, victimas del azar o no se que cosa pase por nuestras mentes, tiremos abajo el sistema de una forma catastrófica. Algo así como:

[newbie@desktop ~]$ c3-c3-c3 (lo cual se traduce en: metí la pata durísimo, ¿que puedo hacer?)
Querido usuario, lamentablemente no puedo anticipar sus estupidez, la próxima vez sea mas cuidadoso y no toque nada que luego no pueda reparar, y de gracias que no tengo un arma a la mano, es mas ni siquiera tengo manos porque si no…

…Si aún así esta sentado como morsa esperando mi ayuda, teclee en orden inverso la secuencia de codificación ASCII mientras medito sobre su petición de auxilio… (Varios caerían xD).

En fin, les cuento de que va la cosa. Resulta que a raíz de la entrada anterior, donde les comunique mi primera incursión en AUR, me tope con algunas cosas interesantes que me dio por probar. La información en cuestión está relacionada con las tareas que podemos realizar con Yaourt, el cual es una especie de Pacman que nos permite ademas gestionar los paquetes de AUR. Hay una opción particular, yaourt -C (no se les ocurra, están advertidos) que permite de manera automática manejar los archivos de configuración redundantes o desactualizados. Les explico, por ser Arch una distro Rolling Release está en constante actualización de todos sus paquetes, y cuando uno de estos requiere modificar su archivo de configuración, el manejador de paquetes nos avisa del asunto pero deja la decisión en nuestras manos para evitar consecuencias desastrosas. Por ejemplo, si hay un paquete example cuyo archivo de configuración example.conf debe ser modificado, Pacman nos informa y acto seguido procede a renombrar el archivo de configuración nuevo como example.conf.pacnew o example.conf.pacsave. Luego nosotros debemos verificar los archivos y de ser necesario realizar el cambio (repito, de ser necesario). Y no se asusten, no es que los archivos están desparramados por todo el sistema, todos se encuentran en /etc y su composición es lo bastante elegante como para no enredarnos de mas (al estilo Arch :)).

Pues bien, hasta aquí todo normal. Yo había notado que tenía algunos archivos en esa situación y revisándolos un poco me di cuenta que no era necesario tocar nada. Pues eso se me olvido cuando descubrí el comando antes nombrado (yaourt -C). Al ejecutarlo, rastrea todos estos archivos redundantes y te plantea diversas opciones, como visualizarlos, reemplazarlos, eliminarlos, etc. Les juro que no se que se apodero de mi pero sin darme cuenta me fui cargando uno a unos a estos muchachos que no me habían hecho absolutamente nada y entre los cuales estaban unos bastantes destacables como fstab e inittab, entre otros. No hay que ser un genio para predecir que este acto tuvo consecuencias, y eso queridos amigos, se los contare en una próxima ocasión porque esta entrada ya se tornó lo suficientemente larga (tiene pinta de trilogía esto :D).

11 comentarios en “La calamidad del chiquillo

  1. como dirian aqui, “VENAO”,

    pero yo no he de hablar mucho, ubuntu KK y yo no estamos en la misma pagina, y estoy esperando un BSOD pronto, que de salir, creo que es una muestra que esta distro en particular y yo (mas especificamente mi laptop) no se llevan nada bien,

    tambien he vivido encuentros cercanos con la muerte, tanto en UBUNTU como en Windows, pero eso es algo que preferiria no recordar,

    suerte con tu solicitud de auxilio, y como dijo un personaje de una gran trilogia, “que la fuerza este contigo”,

    pd. C3, cuanta falta me hace unas partidas de counter, y recondando aun mas, cuantas veces pulse dicho comando😄

    1. Que tiempo aquellos, yo era de los primeros en morir pero igual me divertía xD.
      Yo creo que el problema tuyo con ubuntu lo ves todos los días en el espejo, jeje. Pero dañando tambien se aprende, yo soy el ejemplo🙂

  2. eso no lo niego, pero si supieras cuantas veces le he quitado los permisos al ROOT, te sorprenderias si te digo que no se como ocurrio, y en consecuencia a ello, no se que no hacer para que no me pase?

    1. Eso me lo vas a tener que explicar mejor.
      ¿Y como que no sabes como sucedió?, tienes que saber mas o menos que fue lo que tocaste, y para que no te vuelva a pasar solo tienes que andar con mas cuidado la próxima vez, no es tan complicado.

      1. en verdad no tengo idea de como ocurrio, se lo que estaba intentando hacer, pero cual fue el “catalizador” (a lo heroes) no lo se, por ende al intentar la tercera confiando en que seria la vencida (tristemente, gano ubuntu y no yo), desisti

        1. Si sabes lo que estabas intentando hacer, entonces sabes como sucedió.
          Desistir no arregla nada, solo tienes que enfrentar el problema desde un angulo distinto y veras que pronto tendrás los resultados esperados.

          1. es muy diferente saber lo que se esta intentando, y saber lo que se esta haciendo, puedes tener una idea, pero en mi caso, la raiz del problema no he dado con ella, en consecuencia a eso desisti momentaneamente, mas que todo debido a que KK da muchos problemas en mi laptop, (y yo de masoquista lo sigo utilizando)

            esperando que LL funcione mejor y podeer seguir con las pruebas

  3. por cierto si te cuento que tengo un amigo, que cuando usaba Windows, formateaba por diversion una vez a la semana, su disco, un maxtor, (aun sirve despues de 6 años), apenas a la fecha solo da problemas en unos sectores, que son facilmente anulados al marcarlos como no validos, (es todo un tester de disco duros)

      1. bueno es que la historia es tan buena que vale la pena contarla desde varios angulos y a lo largo del tiempo, para que deje de ser un mito y pase a ser leyenda (que para mi ese disco maxtor es mas leyenda que will smith).

        Quisiera poder guardarlo para el recuerdo, tendria una placa identificadora que diria algo asi:

        “Por 6 años este valiente disco duro soportó formateos a diestra y siniestra, lucho contra el viento y la marea, contra windows y ubuntu, y hoy en dia logró sobrevivir, lleva orgulloso sus cicatrices (sus sectores malos) , es digno ejemplo a seguir”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s